A medida que pasa el tiempo, las cejas pueden descender creando una expresión cansada o enojada en el rostro.  Estos pacientes también sufren de arrugas en la frente por usar constantemente el músculo frontal para elevar las cejas.  El objetivo de este procedimiento es reposicionar las cejas de tal manera que el rostro luzca mas balanceado y relajado sin crear una expresión de sorpresa.  Esto se logra a través de pequeñas incisiones en la cabeza posterior a la línea donde comienza el cabello.  Por medio de estas incisiones se introduce un endoscopio que facilita la suspensión de las cejas a un nivel mas apropiado para su cara.

Para suspender la ceja se utilizan materiales absorbibles que ayudan a mantenera la ceja en la pocisión deseada.

El levantamiento de cejas puede ser utilizado en conjunto con una blefaroplastía superior o con un levantamiento facial.  El procedimiento es ambulatorio y se hace con anestesia local.  Es necesario poner un drenaje provisional en el área operada para reducir la incidencia de hematomas.  El cabello se puede lavar el día siguiente.  Dormir con la cabeza en alto y aplicarse compresas frías harán que el período de recuperación sea más rápido y placentero.  Los puntos se sacan a los cinco días durante su segunda visita postoperatoria.

Como en toda operación, existen riesgos con el levantamiento de cejas.  Asimetría, infección, hematomas, perdida de sensación en la frente, perdida de pelo en las incisiones, y parálisis de músculos pueden ocurrir, aunque muy infrecuentemente si el procedimiento es hecho por un cirujano plástico con experiencia.